Genética: ¿Se distinguen los catalanes de los demás? Catalanes, castellanos y vascos tienen alta presencia del haplogrupo céltico (R1b). La particularidad genética pirenaica puede ser el haplogrupo R-M167

Facebooktwittermail

Oriol Junqueras sugiere que existe una singularidad genética de la población catalana“En concreto, los catalanes tienen más proximidad genética con los franceses que con los españoles; más con los italianos que con los portugueses; y un poco con los suizos”. ¿Qué hay de cierto en ello?

Junqueras afirmaba en Avui el 27 de agosto de 2008 que “los españoles presentan más proximidad con los portugueses que con los catalanes y muy poca con los franceses”.

Según la interpretación de Junqueras, el artículo que comentaba, publicado el 13 de agosto anterior en el New York Times, mostraba que  solo en tres estados de Europa, había sido imposible unificar genéticamente a la población: en Italia (donde Junqueras no dice por dónde pasaría la frontera), en Alemania (donde la frontera genética copiaría una frontera lingüística entre el alemán marítimo y el continental) y España, donde los catalanes formarían un grupo, y el otro sería el de los españoles.

El artículo de Nicholas Wade titulado El mapa genético de Europa se refería a un estudio del genetista Manfred Kayser, de Oscar Lao, y otros, del Centro Médico Erasmus, en Holanda. Esos autores no explicaban en base a qué dividieron Europa (exceptuando a Rusia) en 23 grupos de población. Tampoco decían que fuera imposible mantener unidas las poblaciones de Alemania, Italia o España, ni por dónde pasaba la frontera de los grupos. La que Junqueras establece en Alemania, sencillamente parece no existir más que en su imaginación.

Las conclusiones del estudio holandés eran dos: una referida a diferencias, y otra a barreras genéticas. En cuanto a diferencias, se afirmaba que se perciben de norte a sur, en función de las tres grandes colonizaciones experimentadas en Europa: hace 45.000 años (llegada de los primeros humanos), 17.000 (regreso tras las glaciaciones) y 10.000 (llegada de agricultores).

Mapa genético europeo, NYT, 13.8.2008.
Mapa genético europeo, NYT, 13.8.2008.

En cuanto a barreras genéticas, el estudio afirmaba que existen dos: la que separa a los finlandeses del resto, y la que, en los Alpes, separa a los italianos del resto (pero no entre sí). Por tanto las diferencias entre grupos intraestatales (italianos, alemanes y españoles) parecen ser irrelevantes o no tener que ver con la genética.

Junqueras sacó por su propia cuenta conclusiones del mapa en el que el grupo ES1 (sus “españoles”) tiene intersección con el grupo portugués (PT), y el ES2 (sus “catalanes”) con el grupo francés (FR), aunque olvida fijarse en que en igual medida se mezcla con el grupo ES1. Del mismo modo, Junqueras prefiere fijarse en que ES2 roza el conjunto suizo (CH), pero no presta atención a que tiene igual conexión con el grupo PT.

Mapa genético europeo, 2013.
Mapa genético europeo, publicado en 2013.

Los estudios hoy disponibles incluyen mapas con gráficos (tarta) estatales de España, Italia y Alemania. En ellos, España se diferencia tanto de Francia como de Portugal por la mayor presencia de genes célticos (haplogrupo R1b del cromosoma Y, 72%, frente al 50% del sur de Portugal o el 40% de Italia).

Si lo que diferencia a España de sus vecinos genéticamente es de origen céltico, los que buscan una diferencia racial en Cataluña dan por supuesto que allí este elemento será más débil. En términos históricos, lo que en Celtiberia no es celta, es ibero (de los levantinos percibidos por los griegos como distintos de las gentes del interior). Pere Bosch Gimpera, al que me referiré al final, es un ejemplo notorio de una visión positiva de los iberos como “autóctonos” enfrentada a los celtas, percibidos como foráneos y mayormente perjudiciales. 

Esta suposición racial se evapora al mirar el mapa del haplogrupo céltico R1b, que tiene presencia superior al 80% en el País Vasco (87%) y Cataluña, y cercana al 60% en el centro, levante y Galicia (58%): lo ibero resulta notablemente céltico.

Halogrupo genético R1b.
Halogrupo genético R1b.

Dentro de España, quienes podrían considerarse menos célticos serían los aragoneses, extremeños, andaluces occidentales y asturianos (hasta los gallegos serían menos célticos que los castellanos). En cuanto al haplogrupo R1b, los catalanes, vascos y navarros son lo más parecido a los castellanos, manchegos, andaluces orientales y menorquines.

Mapa genético español.
Mapa genético español.

Eso sí, dentro del R1b existe un haplogrupo R-M167 (abreviatura de R1b1a1a2a1a2a1b1a1 y en otros lugares denominado R1b3f) con mayor frecuencia en Cataluña (22%, en el Valle de Arán llegaría al 48%) y en el País Vasco (entre el 6 y el 11%), y en menor medida en el resto de España y Portugal, así como en regiones francesas fronterizas. Quizá sea este el gen catalán. Sabemos que surge en el Pirineo como máximo hace 3.540 años y como mínimo hace 1.000. Y nada más.

Haplogrupo R-M167
Haplogrupo R-M167

Pere Bosch Gimpera

Para ver hasta qué punto ciertas teorías genéticas sin fundamento han tenido influencia, he mencionado al prehistoriador Pere Bosch Gimpera, que siendo a la vez rector de la Universidad autónoma de Barcelona y consejero de Justicia de la Generalidad catalana pronunció en febrero de 1937 (en plena Guerra Civil) el discurso de apertura de curso de la Universidad de Valencia.

Este discurso, publicado por Pedro Ruiz Torres en un libro titulado Discursos sobre la Historia (Universidad de Valencia, 2000), se titulaba España, y establecía esa dicotomía entre lo autóctono ibérico, cuyo máximo exponente serían los catalanes, y lo llegado de fuera (céltico), que sería en la historia la superestructura que al tratar de unificar todo lo estropea.

El pensamiento de Bosch Gimpera tiene matices y acepta cierto equilibro entre superestructura y originalidad autóctona; pero no lo traigo aquí para discutir los matices del racismo. De poco valen esos matices cuando la base que invocan, la de que lo catalán es natural y el resto artificial, es como hemos visto radicalmente falsa.

Lo traigo más bien como un botón de muestra de las bases de la ideología que pretende situar lo catalán por derecho de nacimiento (genética) en un plano superior a los demás. Y para que el lector y en general el ciudadano español se arme de paciencia, porque las ideas racistas no se borran simplemente con decir una vez la verdad. Además, Bosch Gimpera, en medio de su “supremacismo”, quería a España, mientras que los nuevos racistas parecen haberse convencido de que los demás somos un estorbo para su desarrollo “autóctono”.

Página 353:

P. 354:

P. 355:

P. 356:

P. 360:

P. 363:

P. 364:

P. 365:

P. 366:

P. 367:

Facebooktwitterrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *